Salmón ahumado salvaje de Alaska. Mientras los hombres capturaban los salmones con trampas o arpones en los ríos, las mujeres preparaban el pescado para su conservación

Salmón ahumado salvaje de Alaska

Spread the love

Desde tiempos inmemoriales, el ahumado no solo ha servido para conservar pescados, carnes y embutidos, sino que ha contribuido a realzar el sabor de esos alimentos gracias al aroma único del humo de maderas como el roble o el olmo.

Ya en épocas remotas, la abundancia de los productos de temporada que desbordaba el apetito de cazadores y pescadores obligó a aguzar el ingenio y permitió descubrir diversos sistemas de conservación de los alimentos.

En tierras de Alaska, a cuyas costas llegaban los salmones en verano para remontar los ríos hasta el lugar de desove, sus habitantes -los inuits, que habitaban la costa ártica desde la bahía de Bristol hasta la punta de la Demarcación, o el pueblo tlingit, que se estableció en el sureste- basaban su sustento en la pesca.
Los tlingit -como otras tribus nativas del norte de América, entre las que existía la creencia de que los salmones eran espíritus de las aguas -consideraban al salmón un pueblo sagrado que vivía en el océano y viajaba en canoas invisibles, y le mostraban su respeto con cánticos, oraciones y ceremonias. Tras pescar y comer un salmón por ejemplo, los tlingit arrojaban las espinas al mar para que así se convirtieran en nuevos salmones.

Durante la temporada de pesca del salmón, limitada a los meses de verano, los clanes de la tribu de los tlingit establecían sus campamentos junto a los lugares de pesca. Cada clan tenía su río y el jefe del clan era el propietario del ahumadero. Mientras los hombres capturaban los salmones con trampas o arpones en los ríos, las mujeres preparaban el pescado para su conservación.

Salmón ahumado salvaje de Alaska. Mientras los hombres capturaban los salmones con trampas o arpones en los ríos, las mujeres preparaban el pescado para su conservación